Lo siento, tu cara no me suena

shoulderbag-faces-closeup

Una frase tan corriente como “Lo siento, tu cara no me suena” puede esconder detrás uno de los síntomas de la prosopagnosia, la llamada ceguera facial. El desconocimiento es el gran enemigo de este desorden que afecta al 2% de la población, pero en la mayoría de los casos no está diagnosticado.

¿Sabías que..?

La prosopagnosia es un desorden de percepción que impide reconocer los rostros. Considerada una enfermedad rara y poco diagnosticada, la mayoría de las personas, incluidas las que la padecen, nunca han oído hablar de este trastorno, simplemente creen que son algo [email protected]

Existen dos tipos de ceguera facial o prosopagnosia:

  1. La adquirida: se presenta en personas que, después de sufrir una lesión, repentinamente pierden la habilidad de reconocer los rostros.
  2. La congénita: no deriva de ningún daño neurológico y por ello presenta un gran misterio para los investigadores. Gracias a las técnicas de imagen actuales se ha descubierto que las diferentes áreas cerebrales que juegan un papel en el reconocimiento facial no están bien conectadas entre sí.

question-mark-face-grey

Las personas que sufren prosopagnosia pueden ver y distinguir los rasgos faciales: unos ojos, una boca, una nariz, etc., pero son incapaces de integrarlos como un conjunto completo, por lo que les resulta muy complicado reconocerlos si los encuentran fuera de su contexto habitual.

Prosopagnosia en los niños

Los niños son particularmente difíciles de diagnosticar, ya que el principal síntoma se presenta en forma de timidez y no suele atribuirse a un desorden de este tipo. El hecho de que los niños que padecen prosopagnosia parezcan tímidos y presenten problemas de socialización se debe principalmente a que les cuesta distinguir a sus compañeros y profesores del colegio.

Asimismo, las películas y la televisión no suelen interesarles por la misma dificultad que les supone el hecho de reconocer las caras de los diferentes personajes.

niñas prognopasia

 ¿Qué ocurre después del diagnóstico?

En la actualidad no existen ejercicios o tratamientos que mitiguen los síntomas de la prosopagnosia, por eso las personas que la sufren aprenden a desarrollar estrategias para sobrellevar las situaciones sociales estresantes. Por ejemplo, distinguir a la gente por otras características físicas: el color del cabello, la altura, si lleva gafas, etc.

 

Imágenes vía Exclusiveaccesory, New Cultural Voices y Blogs Telegrafh.

Fuente: XL Semanal

Compartir:

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las "cookies". Sin embargo, puedes cambiar la configuración de "cookies" en cualquier momento.

Aceptar