25% de descuento extra en tu compra de gafas. Solo online. Código: EXTRA25

Tonometría

La tonometría es una de las pruebas que se realizan durante las revisiones oculares para determinar el estado de salud de los ojos. Con la realización de este examen se conoce cuál es la presión intraocular (PIO) y se determina si sus valores están dentro de lo normal o si se encuentran por encima de los niveles medios. Cuando se detecta que la tensión es alta, se debe establecer un tratamiento para bajarla y que permanezca estable.

Primer plano de un ojo durante una tonometríaPrimer plano de un ojo durante una tonometría

Para mantener su forma casi esférica y funcionar de forma adecuada, los ojos deben tener una determinada presión, que coloquialmente se conoce como tensión ocular. El humor acuoso que rellena el globo es el encargado de ejercer esta presión, además de nutrir y proveer de oxígeno a la córnea y al cristalino.

Cuando la cantidad de este líquido transparente se mantiene estable, es decir, se produce en la misma medida que se elimina, la presión intraocular permanece dentro de los niveles adecuados. No obstante, en algunas ocasiones aumenta debido a que hay un exceso de producción o porque no se expulsa todo el sobrante.

Es importante saber que la presión ocular no guarda relación con la tensión arterial, que es la fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de los vasos sanguíneos.

Oftalmóloga explicando a un hombre qué es la tensión ocularOftalmóloga explicando a un hombre qué es la tensión ocular

¿Qué es la tonometría?

La tonometría es el examen que se realiza para medir la presión interna de los ojos. Su principal objetivo es conocer si es demasiado alta o determinar si los tratamientos para bajarla están teniendo un efecto positivo.

Cuando el ojo tiene un exceso de humor acuoso, se perciben molestias y dificultades en la visión e incluso puede llegar a producirse una presión demasiado elevada sobre el nervio óptico. Una tonometría determinará si la presión en el interior del ojo es la adecuada, entre 11 y 21 milímetros de mercurio (mm Hg) o si se encuentra por encima.

Es recomendable realizar tonometrías rutinarias a partir de los 45 o 50 años debido a que la tensión ocular alta no presenta síntomas en sus primeros estadios y esta prueba es la única forma de detectarla.

Mujer a la que están realizando una tonometríaMujer a la que están realizando una tonometría

Cómo se utiliza un tonómetro

Para realizar un examen que mida la tensión ocular se utiliza un aparato llamado tonómetro que comprueba la presión que el líquido del ojo ejerce sobre los nervios. Esta prueba no dura mucho tiempo, apenas unos minutos, y puede llevarse a cabo de dos formas diferentes:

  • tocando la córnea, para lo que se necesita aplicar anestesia en forma de gotas;
  • aplicando un soplo de aire para aplanar la córnea, procedimiento que no necesita anestesia.

Los ópticos profesionales determinan la presión del ojo en función de la resistencia que presente la córnea cuando se ejerce presión sobre ella.

Mujer durante un examen para medir la tensión ocularMujer durante un examen para medir la tensión ocular

Tipos de tonómetros

Se pueden utilizar varios tipos diferentes de tonómetros para medir la presión ocular. Habitualmente se clasifican en dos grandes grupos, dependiendo de cuál de las técnicas que hemos explicado anteriormente utilicen para hacerlo.

1. Tonómetros de no contacto

Estos aparatos no tocan directamente la córnea, por lo que son menos invasivos, pero también menos precisos. Tradicionalmente han utilizado aire para provocar su aplanamiento y comprobar la presión ocular, aunque en los últimos años se han desarrollado nuevos modelos que usan técnicas diferentes:

  • tonómetro de aire: emite una ráfaga de aire para aplanar la córnea, que refleja la luz hasta un fotorreceptor que se encarga de cortar el flujo de aire. El tiempo que tarda la córnea en cambiar de forma está relacionado directamente con la PIO.
  • tonómetro de rebote: consiste en una estructura de dos muelles coaxiales que lanzan una sonda magnetizada hacia la córnea y, posteriormente, detecta su deceleración una vez que ha entrado en contacto con el ojo. Se relaciona la velocidad de deceleración con la presión intraocular.
Tonómetro de aplanaciónTonómetro de aplanación

2. Tonómetros de contacto

Los dispositivos de contacto tocan ligeramente la córnea, por lo que cuentan con una punta roma de tamaño pequeño. Los más utilizados por los ópticos son:

  • tonómetro de Goldmann: es el más utilizado actualmente y se basa en el principio de Imbert-Flick, por el que se establece que la presión en el interior de una esfera es igual a la fuerza necesaria para aplanar su superficie dividida entre el área de aplanación. Para obtener la PIO, se presiona la córnea con un cono de 3,06 milímetros.
  • tonómetro de Perkins: es una versión reducida del anterior y puede utilizarse con una sola mano y transportarse de fácilmente de un lugar a otro.
  • tonómetro de Schiotz: está formado por un peso que provoca el movimiento de un vástago hasta la córnea. El tamaño del área de contacto se traduce a milímetros de mercurio siguiendo unas tablas establecidas para ello. Es un dispositivo de menor precisión que los anteriores.
Primer plano de un ojo con la tensión ocular altaPrimer plano de un ojo con la tensión ocular alta

Síntomas y tratamiento de la tensión ocular alta

Como hemos comentado anteriormente, cuando la tensión ocular elevada se encuentra en sus primeros estadios, no presenta síntomas. Una vez que los presenta, estos son los principales:

  • enrojecimiento de los ojos,
  • visión borrosa,
  • mareos,
  • molestias en los ojos y en la cabeza.

Llevar un estilo de vida saludable ayuda a cuidar la salud visual y a prevenir, en la medida de lo posible, el aumento de la presión ocular. Evitar el estrés, mantener una alimentación equilibrada y acudir a revisiones periódicas son algunos actos sencillos que ofrecen grandes beneficios.

El mejor tratamiento para la tensión ocular alta, es el uso de gotas tópicas que reducen la producción de líquido del ojo y ayudan a drenar el excedente.

Hombre aplicando gotas en el ojo para tratar la tensión altaHombre aplicando gotas en el ojo para tratar la tensión alta