Remedios para el ojo seco: cómo acabar con el picor y la fatiga oculares

¿Has sentido alguna vez picor en los ojos? ¿Una especie de quemazón o escozor al cerrar los párpados? A veces, cuando pasamos mucho tiempo delante de una pantalla o nos vamos de ruta y el viento nos azota la cara durante toda una mañana, notamos los ojos secos, irritados, cansados. Estos síntomas, que desaparecen en unas horas, persisten a lo largo del tiempo en algunos de nosotros. Es lo que se conoce como el “síndrome del ojo seco” o, sencillamente, “ojo seco”.

Por suerte, estas sensaciones se pueden aliviar y, también, prevenir. Pero antes de conocer cómo podemos remediar el ojo seco, aprendamos a identificar sus síntomas.

Síntomas de sequedad ocular: ¿cómo sé si tengo el ojo seco?

En algunas ocasiones, debido a una serie de factores, se altera la película lagrimal, la capa líquida que se encarga de humedecer nuestros ojos. Si no se producen suficientes lágrimas o son de mala calidad, pueden aparecer algunos de los siguientes síntomas:

  • Sensación de quemazón o escozor. 
  • Picor.
  • Pesadez en los párpados.
  • Fatiga ocular.
  • Sensación de sequedad (notar arenilla o un cuerpo extraño en el ojo).
  • Lagrimeo excesivo.
  • Ojos rojos. 
  • Fotofobia. 
  • Visión borrosa. 
  • Molestias al usar lentes de contacto.
  • Ojos doloridos.

Estos síntomas suelen aumentar después de dormir o realizar ciertas actividades, como leer, ver la tele y trabajar con el ordenador y el móvil. Así que, si te sientes identificado con algunas de estas sensaciones, analiza los momentos previos a su aparición. ¿Las notas al levantarte o después de estar mucho tiempo mirando a una pantalla digital? ¿Has estado en un ambiente muy cargado o en un entorno con calor y viento?

Si no acabas de cruzar el Sáhara, de terminar ese libro que tan enganchado te tenía a las tantas de la madrugada o de someterte a un maratón de tu serie favorita, y tus ojos se secan más a menudo de lo que deberían, es posible que tengas el ojo seco.

¿Qué causa el ojo seco y cómo podemos prevenirlo?

Una de las formas más eficaces de combatir el ojo seco es conocer qué situaciones lo provocan para entender cómo remediarlas.

El uso de las pantallas digitales

Mirar a las pantallas digitales durante un largo periodo de tiempo empeora el funcionamiento de la película lagrimal. ¿Qué puedes hacer para que no te afecte?

  • Parpadea con más frecuencia.
  • Descansa la vista cada 20 minutos mirando un punto lejano.
  • Disminuye el brillo de tu pantalla.
  • Activa el filtro de la luz azul en tus dispositivos.
  • Coloca el monitor de tu ordenador a una distancia correcta.
  • No fuerces la vista.

El hogar y el espacio de trabajo o estudio

Los factores del entorno también son responsables de algunos síntomas del ojo seco. Sigue estos consejos para reducir su impacto:

  • Utiliza luz natural siempre que sea posible. Si necesitas luz artificial, enciende el flexo y la luz del techo para iluminar adecuadamente la habitación.
  • Cuida tus cervicales con descansos, estiramientos y una buena postura. La tensión en el cuello afecta al flujo sanguíneo que llega a los ojos.
  • La calefacción y el aire acondicionado resecan el ambiento, así que ventila en la oficina y en casa.
  • Compensa la sequedad ambiental con humidificadores, guiándote con un higrómetro digital para mantener la humedad entre un 45 % y 65 %.
  • Utiliza purificadores de aire para luchar contra la contaminación en espacios cerrados.

Hábitos de vida

Además de poner el foco en el entorno, se debe poner en uno mismo. ¿Qué hábitos son apropiados para cuidar nuestra salud visual?

  • Evita el estrés con meditación y ejercicio. El estrés crónico puede provocar temblor e inflamación en los ojos.
  • No fumes ni te expongas a sustancias irritantes, como el humo o la polución del ambiente.
  • Retira el maquillaje de los ojos correctamente.
  • Duerme las horas necesarias.
  • Fortalece los músculos oculares mediante ejercicios específicos para reducir la fatiga ocular.
  • No te frotes los ojos, puede agravar el malestar.
  • Límpiate los ojos con toallitas de limpieza palpebral.
  • Utiliza gafas de protección solar al aire libre, tanto en verano como en invierno.
  • Revísate la vista periódicamente (mínimo una vez al año).
  • Utiliza lágrimas artificiales sin conservantes para humedecer los ojos.

Hábitos alimenticios

En cuanto a la alimentación, es recomendable llevar una dieta saludable y equilibrada:

  • Toma ácidos grasos Omega-3, presentes en el pescado azul y algunos frutos secos y semillas.
  • Come alimentos con vitamina A, como la calabaza, el boniato, las bellotas (sí, las bellotas, ¡anímate a probarlas!) y las espinacas.
  • Hidrátate, bebe agua cuando tengas sed.
  • ¡Date un capricho! El chocolate negro con alto porcentaje de cacao contiene cobre, que ayuda a proteger tus ojos.

Uso de las lentillas

Las lentes de contacto no causan por sí solas sequedad en los ojos, pero si las utilizas, ten en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Acude a un profesional que encuentre el tipo de lentillas más apropiado para ti.
  • Elige lentes de contacto de buena calidad.
  • No las uses durante más tiempo del recomendado.

¿Qué hacer si ya tienes sequedad? Remedios para los ojos secos

Como comentábamos al principio, algunas personas tienen estos síntomas de forma persistente. Puede que hayan pasado por cirugías oculares o estén medicándose con algún fármaco con este efecto secundario, entre otras razones. Si es tu caso, debes acudir a un profesional para que te examine y recomiende un tratamiento adecuado.

  • Las lágrimas artificiales son muy eficaces, aunque no todas pueden utilizarse, por ejemplo, con lentes de contacto. En algunos casos el oftalmólogo puede recomendar tapones lagrimales, insertados en los parpados mediante cirugía.
  • En cambio, cuando la disfunción de las glándulas de Meibomio es la causa del ojo seco, se recomiendan compresas calientes, masajes en los párpados y toallitas de limpieza palpebral.

Consulta a un profesional de la salud visual acerca de los remedios para los ojos secos

Si tienes cualquier síntoma del ojo seco, no dudes en acudir a tu centro de General Optica más cercano y solicitar una cita sin compromiso. Uno de nuestros expertos evaluará tu situación y te dará una solución personalizada y adecuada a tus necesidades. No lo olvides, ¡cuidamos de tu mirada!